Píntame en la eternidad

Sinopsis

En esta ciudad imaginaria del Renacimiento italiano, el Papa, deseando perpetuarse a través del arte, encarga a Doménico da Reggio que lo pinte, destacado, en un Juicio Final. Así, Píntame en la eternidad es la historia de una tentación.

¿Debe el artista realizar un encargo que desprecia, sabiendo además que su arte será utilizado con fines detestables? En la obra se habla de pintura, pero hay que entender que el tema valdría igualmente para un poema, una partitura, una carta, una firma, un artículo o un silencio. Del mismo modo, aunque la acción se sitúa en el Renacimiento italiano, su conflicto es —debe ser—trasladable a nuestros días. La historia proporciona una dimensión mítica que agranda los temas, haciéndolos universales.

Como es habitual en su teatro, Miralles nos exhorta a la acción esgrimiendo la utopía y, consciente de que la distancia da credibilidad, se sirve del pasado para mostrar el presente; por eso, sus personajes, aunque no sean reales, deben parecerlo. Por el mismo motivo, los conflictos mostrados, no obstante ofrecerse en el siglo XVI, deben ser comprendidos como actuales y, hay que temerlo, como eternos.

En definitiva, Miralles nos habla de su tiempo, porque, como escritor, es vehículo de las pesadillas de su época.

Píntame en la eternidad
Caracteristicas: 2001 91 pp