Los gatos

Sinopsis

Los gatos es una sangrante tragicomedia a la española, un feroz y españolísimo esperpento, y una sátira cruel y desgarradora sobre la derecha en nuestro país. En este caso, de la derecha ganadora de la guerra civil. Una de las dos cabronas de derechas, protagonistas de Los gatos, le dice a la otra que «a veces incluso tocaba el piano después de un fusilamiento.”.
Este par de hijas de un curial y de una solterona se refocilaba con un concierto de piano mientras gozaba en su imaginación viendo a miles y miles de republicanos baleados en las cunetas y en las tapias de los cementerios, sin juicio y sin confesión, que hasta eso les negaban.
Siempre que leo, y veo, esta obra representada, me viene a la memoria un tremendo verso de Quevedo: «Mi corazón es reino del espanto”; «Mi corazón es reino, del espanto» contemplando a este par de solteronas de derechas, intolerantes e inquisitoriales, echando el cuerpo destrozado a golpes por ellas mismas al cuarto tenebroso donde guardan encerrada una jauría de gatos rabiosos, esperando con morbosa delectación cuándo los gatos van a empezar a engullirse a esa casi niña, su sobrina, que lleva el pequeño feto que patalea dentro de su vientre. Porque ése es el argumento terrible de esta obra: cuando las dos viejas tiránicas se enteran de que su jovencísima sobrina va a tener un niño, fruto de un amor apasionado, le dan muerte violenta y la echan a que se la coman los gatos rabiosos. Este par de solteronas, «villanas ricas con poder tiránico», como también dice Quevedo, tiene el cuajo, las entrañas de matar a su sobrina casi niña, porque ese ser que viene agitando los bracitos y dando patadas en el vientre de la madre es el fruto del pecado. Y entre el pecado y la vida, prefieren siempre la muerte. ¿Es o no nuestro corazón el reino del espanto, ante el acto de este par de viejas tiránicas y derechonas?
Esta pareja es la fiel representante de la derecha que vuelve siempre, siempre que alborea una nueva vida, a matarla, so pretexto de que esa vida nueva es fruto del pecado; esa derecha que vuelve siempre, siempre con sus gatos enfurecidos, rabiosos, letales, sangrantes, asesinos…
Alfredo Mañas

Los gatos
Caracteristicas: 1993 78 pp