El viaje infinito de Sancho Panza

Sinopsis

Esta obra no es sino una «lectura» —como suele decirse— que hace Sancho Panza de una obra en la que él es, en cualquier caso, un personaje esencial: el libro de Miguel de Cervantes El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. El «quijotismo» de Sancho no es un descubrimiento reciente, ni mucho menos, y también basta con una lectura un poco atenta del texto cervantino para hallar ese «quijotismo» en el personaje formalmente antagónico: Sancho Panza. Yo me he limitado a extremar esa idea, haciendo que sea Sancho el que «saca de sus casillas» a don Alonso Quijano. El resultado creo que puede ser muy gracioso, pues reconociéndose en todo momento el texto cervantino y la índole de estas aventuras, también estamos ante «otro» don Quijote y otro Sancho Panza. Los mismos y, sin embargo, otros: ahí residiría la calidad de nuestro experimento.

Resultará extraño para algún espectador que, tratándose de Sancho, tengan tan poco relieve en esta obra situaciones propiamente «sanchianas» como la de la ínsula Barataria, y ninguno el de sus relaciones familiares, o su costumbre de decir refranes, o todo lo referente a la relación Sancho-Dulcinea, con el asunto de los azotes, etc. El que esto sea así forma parte de nuestro juego, de nuestra propia aventura; pues de ningún modo se ha tratado de hacer una escenificación de un texto narrativo. La «lectura» que Sancho hace, decíamos; pero también y sobre todo una «lectura» que yo hago, y que propongo a ustedes.

El viaje infinito de Sancho Panza
Caracteristicas: 1994 116 pp