Juan Carlos Mestre y Celia Morán ganan el XVI Premio LAM de Teatro SGAE 2022

21 Oct 2022
Artes Escénicas Premio LAM Premios SGAE de Teatro

-Con ‘Vagos y maleantes’, una tragicomedia en torno a la represión franquista contra los homosexuales

-La Fundación SGAE y la Asociación Cultural Visible convocan este certamen desde 2007 para visibilizar al colectivo LGTBIQA+

Los dramaturgos Juan Carlos Mestre González (Elda, Alicante, 1974) y Celia Morán (Toledo, 1990) han ganado el XVI Certamen Internacional Leopoldo Alas Mínguez (Premio LAM 2022). La Fundación SGAE y la Asociación Cultural Visible convocan anualmente este premio con el objetivo de apoyar y estimular la creación de nuevos textos teatrales que otorguen visibilidad al colectivo LGTBIQA+. Los autores han logrado el galardón con Vagos y maleantes, un texto que revela la historia oculta de los homosexuales represaliados durante la dictadura franquista.

“La obra ha gustado mucho, pero el reparto, integrado por cinco ancianos y un joven sordo, dificulta la posibilidad del montaje”, explica Mestre. “Ganar el Premio LAM nos ha dado mucha vidilla, porque podría servir para que alguna productora se decidiera a montarla y, por otro lado, certifica que el trabajo que hemos hecho da sus frutos. Es una sensación muy bonita”, añade.

Presidido por Pablo Peinado (presidente de la Asociación Cultural Visible), el jurado del XVI Premio LAM ha estado integrado por las dramaturgas Avelina Hernández Martín y Aitziber Garmendia, junto a los ganadores de las ediciones de 2019, Marcos Gisbert, y 2021, Javier de Dios.  Los autores de Vagos y maleantes se repartirán los 4.000 euros con los que está dotado el galardón. Además, la obra será publicada por la Fundación SGAE y se incluirá en el Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas del próximo año. Esta pieza se ha impuesto de entre un total de 33 textos presentados al concurso, de los que nueve llegaron a la fase final.

En palabras de Peinado, Vagos y maleantes es “teatro hecho carne, carne y sangre, en forma de vidas maltratadas, destruidas por un régimen político que entendía la sociedad como un todo homogéneo en el que únicamente tenían cabida las relaciones heterosexuales y las personas cis”. El jurado ha querido reconocer esta obra por “haber apostado por un tema poco comercial, como es el de las personas mayores, y hacerlo además a través del reconocimiento de la memoria histórica, la memoria de los represaliados del franquismo por tener una sexualidad desviada respecto a lo que el régimen y la iglesia consideraban aceptable”.

Un texto escrito a cuatro manos

Juan Carlos Mestre y Celia Morán se conocieron al coincidir como actores en un par de montajes. Después, tras asistir a una obra en el madrileño Teatro Valle-Inclán en la que participaba Morán, el alicantino conoció al activista y realizador Hernando Gómez, que preparaba un documental sobre ancianos homosexuales sin hogar. “Me desconcertó todo lo que me contó y, además, me descubrió que, en el barrio de Lavapiés, justo donde yo vivo, hay casas de acogida para este tipo de personas. Me impactó mucho y empecé a investigar: libros, documentales o, muy especialmente, el cómic El violeta de Juan Sepúlveda Sanchís y Antonio Santos Mercero, que debería ser de obligada lectura en las escuelas”, explica.

Por entonces, Mestre y Morán ya se habían propuesto escribir un texto juntos, y, aunque habían barajado varias ideas, cuando surgió este tema no hubo dudas: “Es una historia de la España reciente, pero que muy poca gente conoce y que pone los pelos de punta. Una historia sobre personas con nombres y apellidos, y que todavía siguen vivas”, cuentan. El resultado ha sido tan satisfactorio, que ambos dramaturgos ya planean nuevos proyectos conjuntos. “Vagos y maleantes parece escrita a dos manos y no a cuatro porque nuestros estilos se han fundido en uno solo. El proceso fue muy fluido”, añaden.

La Ley de Vagos y Maleantes

De un modo ágil, pero también profundo, a ratos con un tono cómico y otras veces dramático, Vagos y maleantes presenta “un fresco que retrata a un grupo de cinco personajes, cinco ancianos homosexuales que conviven en una residencia al cuidado de un joven sordo, que es el vínculo con la modernidad y con el exterior, con el mundo real que parece haber quedado atrás”, explica el presidente del jurado del Premio LAM 2022. Y añade: “El espacio en el que cohabitan se parece a una de esas cárceles como las que casi todos ellos conocieron en algún momento de sus vidas. Y ellos mismos son, de algún modo, presos de su propio pasado, de sus miedos y pesadillas”.

Aunque la Ley de Vagos y Maleantes entró en vigor en España a mediados de los años 30, el régimen franquista la modificó posteriormente para incluir en ella la represión de los homosexuales. “A lo largo de la dictadura hubo distintos grados de persecución y opresión, hasta el punto de que llegó a haber una especie de campo de concentración para homosexuales en Tefía (Fuerteventura) y cárceles específicas para activos, en Huelva, y para pasivos, en Badajoz”, cuenta Juan Carlos Mestre. En la obra también se alude a la represión contra las mujeres lesbianas. “A ellas se les negó y ocultó por completo, se las invisibilizó. Para el franquismo, las lesbianas no existían. Por eso, aunque los protagonistas sí las mencionan en la obra e, incluso, hablan sobre la situación y las dificultades de las mujeres en esa época, no quisimos introducir ningún personaje femenino”, añade.

Al final, frente a la amargura y dureza del texto, los cinco ancianos tienen claro que la vida “sigue y que desean salir adelante, lo que da pie a situaciones divertidas. Aunque, de repente, ciertas confesiones y recuerdos, profundos y muy personales, te cortan de cuajo la sonrisa. Al fin y al cabo, aquellos hombres fueron en su día jóvenes de clase baja y escasa formación, desarraigados, con trabajos muy precarios e, incluso, delincuentes, ya que no tenían más opción para sobrevivir. Todo eso es lo que era preciso contar”, concluye el dramaturgo.

Acerca de los autores

juan carlos mestre ganador premio lam 2022Nacido en la localidad alicantina de Elda en 1974, Juan Carlos Mestre González es actor, autor y director. Inició su formación con Juan Luis Mira en el Aula de Teatro de la Universidad de Alicante. Ha dirigido Poesía de viejas para chicas listas, Entre mujeres y Polvorones, además de los sketches del espectáculo Spanish Revolution, estrenado en 2022 en el Teatro La Latina. Su último trabajo es Danza Esporádica, espectáculo que ha escrito y dirigido con la coreógrafa Esther Tablas, y que se estrenó este mes de octubre en el Centro Cultural Paco Rabal. Como actor, ha participado en obras como El ombligo de la reina, De lo fingido verdadero (Festival de Almagro 2018) o El mercader de Venecia, así como en series de televisión como Los hombres de Paco, El comisario, Hospital Central o La que se avecina, entre otras, y en las tv movies Tarancón y Días sin luz. Ha ejercido también labores de producción (Poker de voces), director residente (The hole 2), ayudante de dirección (DJ Peep Show), y asesor de interpretación para el espectáculo de danza #am@r. Trabaja como profesor de Interpretación en Escuela Nave 73 e imparte clases de teatro en SOM Escuela de Teatro Musical y para la Fundación ONCE. Por último, su obra teatral Polvorones se estrenó en 2016 en el Teatro Lara, donde permaneció en cartel durante tres años.

celia moran ganadora premio lam 2022Por su parte, Celia Morán (Toledo, 1990) es directora y dramaturga licenciada por la RESAD, y actriz diplomada en Artes Escénicas por HDM El Submarino. Se formó también en escuelas como La Central de Cine o Instytut Grotowski de Wroçlaw (Polonia). Premio Pluma de Oro en el IV Torneo de Dramaturgia del Teatro Español por Concertina. En 2016, realizó sus prácticas de Dirección en La ternura con Alfredo Sanzol y su musical El regreso de Agony fue seleccionado en el Festival de Teatro de Olite. En 2017, ganó el Premio a la Mejor Dirección por El ombligo de la reina en el Festival de Teatro Entre Dos Aguas. En 2019, su pieza Aquí jodí, pero usted no tiene la culpa fue seleccionada por el II Festival de Dramaturgia Femenina Española en Atenas (Grecia). Además, publicó Tatuaje, la quinta sinfonía callejera de la generación del piojo verde. Entre sus últimos trabajos como actriz destaca Y llegar hasta la luna, estrenada en el Centro Dramático Nacional, dirigida por María San Miguel. En 2022, dirige Der goldene schwanz para el Ciclo de Lecturas Dramatizadas del Teatro Español. Ha escrito y dirigido BuenaVentura, programada en la IX Muestra de Creación Escénica Surge Madrid, y que se podrá ver los viernes de diciembre en la sala Nueve Norte. Actualmente, también en gira con Atra bilis de Laila Ripoll, dirigida por Alberto Velasco.

Normalizar la presencia del colectivo LGBTIQA+   

El Premio LAM, certamen teatral organizado por la Fundación SGAE con la colaboración de la Asociación Cultural Visible, busca estimular y normalizar la presencia del colectivo LGTBIQA+ en la creación teatral contemporánea en todos los idiomas oficiales del Estado español, apoyando de este modo su visibilización e igualdad de derechos. El premio, único en su género en el mundo, lleva el nombre del escritor y periodista riojano Leopoldo Alas Mínguez, fallecido en Madrid en 2008; un reconocido intelectual y hombre comprometido con el activismo y la cultura LGTBIQA+.

Los textos premiados son publicados por la Fundación SGAE y se presentan en el Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas. Anteriormente, resultaron ganadoras las siguientes obras: De hombre a hombre (Mariano Moro, 2007); Levante (Carmen Losa, 2008); La playa de los perros destrozados (Nacho de Diego, 2009); Clift (Acantilado) (Alberto Conejero, 2010); Beca y Eva dicen que se quieren (Juan Luis Mira, 2011); El año que se rompió mi corazón (Iñigo Guardamino, 2012); Eudy (Itziar Pascual, 2013); La tarde muerta (Alberto de Casso, 2014); Alimento para mastines (Javier Sahuquillo, 2015); El océano contra las rocas (Sergio Martínez Vila, 2016); El suelo que sostiene a Hande (Paco Gámez, 2017); Eloy y el mañana (Iñigo Guardamino, 2018); La armonía de las esferas (Marcos Gisbert, 2019),  Afuera están los perros (Javier Suárez Lema, 2020) y Una canción italiana (Javier de Dios, 2021).

Lectura dramatizada de ‘Una canción italiana’         

Precisamente, el próximo 15 de noviembre en la Sala Berlanga de Madrid (C/Andrés Mellado, 53. Entradas: 3,50 euros. A la venta en taquilla y entradas.com), la Fundación SGAE presentará en el 26 Ciclo SGAE de Lecturas Dramatizadas el texto ganador del Premio LAM 2021: Una canción italiana de Javier de Dios. Javier Sansegundo dirigirá esta lectura que aborda la libertad sexual desde una óptica de género en la que una madre (Paula Iwasaki) luchará por los derechos de su hijo (David Lorente). Completan el elenco Guillermo Serrano como el progenitor “ausente” y Jorge Kent, como el vecino. Además, la Fundación SGAE ha publicado el libro dentro de su catálogo editorial y estará disponible para su venta del 20 al 23 de octubre en el 23 Salón Internacional del Libro Teatral.

laboratorios

Dessarrollados desde 2013, tienen por objeto la promoción de la creación, el impulso de las experiencias colaborativas y el intercambio de ideas entre los creadores contemporáneos en las disciplinas de creación teatral, guion de cine y creación de series de televisión.

más info

sala berlanga

Consulta toda la programación de nuestra sala polivalente en Madrid.

más info

premios MAX

Reconociendo la labor de los profesionales del Teatro y de la Danza desde 1998.

más info

Teatro Auctoritas

Teatro Auctoritas nace con el objetivo de recuperar las obras editadas en nuestra colección Teatro Autor de dramaturgos y dramaturgas fallecidos. Confiamos en que esta iniciativa de nueva vida a sus trabajos y que puedan ser conocidos, estudiados y ojalá que interpretados dentro y fuera de nuestras fronteras.

más info